Categories
2012 art works 2013 Art works 2014 Art works 2015 art works Creativity / Creatividad Design IN ENGLISH What is Art

Simplicity = Beauty = A path to the Correct result?

shapeimage_2
Murray Gell-Mann

Murray Gell-Mann is an American physicist. A friend and colleague of Albert Einstein, he received the 1969 Nobel Prize in physics for his work on the theory of elementary particles.

He is now 86 and still going strong. He is obviously famous for his scientific studies and most importantly, he is basically known as the father of the “Quark”, which is the name he gave to a minute particle which is a fundamental building block of neutrons and protons, and which he found has very unusual properties.

He also loves delving in other subjects such as linguistics, archeology, and he even expands his views and opinions on the subject of creativity and innovation. During my seminars at the University I draw a great deal of inspiration from some of his very clever ideas. First and foremost, the fact that the Universe is one, and we are part of it. And as part of such a large event, we follow necessarily certain rules that are common to everything that exists within it.

Gell-Mann is not alone. It is not uncommon to hear physicists or mathematicians – even Stephen Hawking, Albert Einstein, Sir Issac Newton before them, and even Aristotle way before all of us – refer to the beauty, simplicity or elegance of equations or theorems and how these einstein-riendo-curiosidadescharacteristics tend to be a good omen that a correct formula is close by (Newton said, for example, that “Nature is pleased with simplicity” while Aristotle made a point in favor of simplicity by advocating as few as possible postulates).

Gell-Mann always tells the story about his 1957 theory on the weak force which he and his colleagues decided to publish. They did so even though it went against seven well know experiments which said something very different. According to him, they did it because they obviously thought they were correct, but the indication that this was so was just the fact that, to them, their answer was a simple one while the other, which was the accepted reasoning, was convoluted and ugly. In time it was shown that Gell-Mann and his friends were correct and all known experiments at the time were wrong.

I always tell my students that simplicity is at the core of all successful enterprises, while overly complex concepts tend to have a much lower success rate, and in the case of initial success, relatively low survival rate. By simplicity I also mean organic, natural, intuitive.

A common example for this, believe it or not, is Facebook.

The core architecture of Facebook is so simple that it almost shocks those who sit down to analyze it for the first time.

I don´t know if it is still going on, but a well-known fact happening at Facebook for a long time was that on the first day of work at the company, the VP of Product, Chris Cox, would give newcomers a remarkable introductory talk. In it he would focus, amongst other things, on explaining Facebook´s product architecture and how it relates to the mission of the company.

When we talk about a company´s architecture, we mean the building blocks of a company, its structure, and how these objects relate to each other and with each other.

Cox, moved by great minimalistic aptitude, describes it in the case of Facebook, as a directory of people, their friends, and their interests; plus a directory of businesses, from global brands all the way to small local businesses. Plus, on top of those directories, a thorough map which basically shows the relationships that exist between all those things. That´s it. No more or less. And that summarizes Facebook.

And it can´t be denied that it is a crystal clear formulation of the product, directly relevant to the mission the company has set, and above all, easily understood by anyone who sees it. It is “beautiful”, it is “elegant”, it is in line – within the corporate cosmos – with Albert Einstein’s famous remark about the fact that he had faith in that “the principle of the universe will be beautiful and simple.”

As far as company´s architectures go, it is beautifully simple, and it is organic to the extent that it is following our everyday interactions, which occur naturally in society, and in doing so it is also helping us to make them richer.

Now, to the big question. Is then the claim that beautiful and elegant answers, as proclaimed by scientists and partially concurred by many who deal in many diverse professions – including myself -, factual evidence or there may be more mundane explanations for this? Does apparent simplicity explain itself or does it hide something else within the underlying structure of reality? Or can it simply be explained by way of sociological, psychological or practical considerations?

Just from the above enumeration of possibilities one gets the distinct notion that things are not that “simple” in “simple answers”.

images (37)

For a start, it is important to notice that the aesthetics of equations is quite deceiving. An answer may not be convoluted in terms of steps or length because many symbols, which make it look short and “elegant”, involve within their meaning, long and complex equations. What is hidden in all derivative operations is nothing less that long and complex definitions. Thus the “appearance” of simplicity may hide great deal of complexity, and it usually does.

But does this vitiate the argument that “simplicity and elegance” is a good sign in regards to proper and workable solutions?

While mathematicians compress very complex ideas in easily understood symbols, life itself does a bit of the same.

When I say someone is “good”, as opposed to someone who is “evil”, what am I really saying? The concept of “good” requires of a long, and usually difficult to agree, definition. Many philosophers and theologians have spent their lives looking for a formal demarcation without definite agreement. Yet it is one of the most used words, and therefore concepts, in any language.

What has happened is that common consensus has looked to “simplify”   its meaning. It is probably an acceptable explanation that a good man

santa_claus (2)
A commonly accepted “Good Man” (as well as “nice & jolly”)

tends to be the sum of the specific interactions between the idea of a person who (generally speaking) does not act against his fellow men, with one who (mostly) acts in a responsible manner, and one who has a certain degree of solidarity, honesty, and social conscience. May also involve concepts such as being a respected and loving father, brother, son, husband, or friend. And so on.

The definition involves a series of terms which act in the same manner as arithmetical “derivatives”, and when put together, they come up with a symbolic word which makes a very intricate but widely acceptable concept into something “simple and elegant”.

The same can be said of anything. Our day to day life involves a constant oversimplification of complex concepts. The oversimplification factor can overlook many nuances but it also makes concepts easily understood and shared by all, and sharing is one of the key factors which make a society into a healthy and growing civilization.

So is simplicity merely the expression that intricate concepts acquire when consensus generates a commonly agreed, albeit limited, explanation? Everything seems to be pointing that way. A flower is a flower but depending on the level of complexity I wish to analyze it, it is a flower or it is something so complex that only a molecular physicist, biologist and botanist can muster.

If it is then a matter of socially acceptable definitions? Can then simplicity be merely described in sociological terms? Is it just a mirage in a wide desert of concepts as abundant as grains of sand? The answer may be resting somewhere in between.

In the same way that the concept of the Universe can be explained in fairly simple and elegant terms, it can also be described as the most complex imagesD3JYRQ5Fconjunction of situations, equations, “random coincidences”, and an uncertain prequel and origin we have been able not to ever explain at this time.

Simple answers thus generally hide extremely complex definitions, equations or layered responses which no longer need to be probed as their terms are generally accepted, or because the general description is acceptable on its own terms even if one sees or intuits that a more complex situation lies beneath the surface.

Simplicity and elegance” may be then a matter of communicating the commonly accepted “look and feel” of something in a terminology that is understood by most at a specific period of time.

As an artist I see this in my own work, and an example of this may be a good way of making graphic something that by now seems so philosophical.

The general perception of a painting may hide a complex underlying theme or pictorial development. Take for example Epistrophy, my painting from 2015.

Epistrophy (2015) Alperin 90x130FC1
“Epistrophy” (2015) – Ignacio Alperin

On the surface it seems a conjunction of fairly geometrical forms in, mostly, 4 colors: blacks, ochres, blues and reds. Not that it can easily be understood, but the composition seems elegant and fairly simple. The shapes are fairly geometrical and providing an initial look of something urban, perhaps somewhat adjacent to a constructivism gone a little haywire.

After a longer period of study other things become obvious. There are also perspectives involved. In fact, there are more than 6 purposely conflicting perspectives, including 2 conflicting curvilinear perspectives implicated. The colors are also more than just 4. There are more than 45 colors involved plus their shades.

But even in each apparently “solid color”, which can seemingly be described as a red, or an ochre, or blue, there is an immense complexity of detail which gives to the eye the idea of one solid color. There is a minute, almost microscopic world of art, which lives beneath the apparent simplicity of one solid, elegant, simple description of color and which comes to life thanks to macro photography.

This slideshow requires JavaScript.

This is not a fluke. It is in fact by design. And this level of complexity and detail can be found, as I can demonstrate here below with some oher samples, in all of my paintings underneath the superficial explanation of its contents.

This slideshow requires JavaScript.

Thus, apparent simplicity hides a great deal of complexity that most, unless looking for it specifically, need not know. The simple answer exists and it is satisfying by itself. The complexity behind it also exists, and needs only to be known when the simple answer does not satisfy us.

So, having seen that simple and elegant may not be that simple or elegant beneath the surface, is the “simple and elegant answer” rule a good guide?

Even with all the questions still hanging around the subject, I would nevertheless venture to say “Yes”. It is a reasonable model to follow.

There are many reasons but I will just stick to these 4:

  1. In my experience, the answer which simplifies the steps which need to be taken as well as the reasoning behind it, has a tendency to be more widely understood and therefore, more likely to be put into action. And an answer which is widely applied is, by its own definition, probably a correct answer at the time.
  2. An explanation which simplifies a complex issue, and thus adds a certain elegance in a response, is very often the result of relating different occurrences to a single cause. Therefore eliminating unnecessary steps and making the response more widely applied as well.
  3. Concurrently, longwinded, complex (“ugly”), and hard to understand answers or solutions will be more difficult to apply or prove, and thus less likely to be widely adopted, no matter their level of correctness.
  4. This may be cheating, but many scientists and mathematicians have a rule of thumb. Known as Occam’s Razor (so named – or rather misnamed – for the English monk William of Ockham (or Occam), c.1285-c.1349 AD), this concept stands on the idea that if there are untitled (10)multiple plausible explanations for something, the simplest one will probably be the correct one. To avoid reductionism, one should add that this rule has a proviso that says “all things being equal”. In other words, it is mostly correct as long as you do not compare answers that put face to face bananas and apples.

So, is this becoming a dichotomist argument? Are we facing-off ugly vs elegant, or simple vs complex in an impossible battle? In reality, and as we have seen, what seems simple also hides intricacy. As a matter of fact, mothing in life is that easy, but almost everything should be approachable if explained in certain understandable terms. There is no battle here, but there is a probable winner nonetheless.

Whether in business, art, nature, mathematics or life itself, what we understand as answers that are, in relative terms, simple (ie: understandable, elegant, beautiful, non-repetitive, wider scoping, and so on) do run with an advantage over those seen as complex (difficult to fathom, convoluted, repetitive, ugly, non-organic, and so on).

Simple” – elegant- answers hide within their nature the inherent complexity of life itself, but manage to show their results in a way that satisfy most. And as such, they tend to provide us with a healthy guide towards the right path. Furthermore, and coincidentally, being on the right path tends to also always be a beautiful experience.

Ignacio

PhotoFunia TV interference Regular 2014-08-04 01 55 05

©2015 by Ignacio Alperin Bruvera

Advertisement
Categories
2015 art works 2015 Exhibitions Creativity / Creatividad EN ESPAÑOL Exhibitions Promoting your Art Visual Jazz What is Art

ENTREVISTA EN MALEVA (2015)

 

IGNACIO ALPERÍN BRUVERA: EL ARTISTA ARGENTINO QUE LOGRÓ LLEVAR EL ESPÍRITU DEL JAZZ A LA PINTURA

DE JOHN COLTRANE Y THELONIOUS MONK A KANDINKSI Y EL DON DE LA SINESTESIA/DEL SAXO AL ÓLEO/ENTREVISTA A UN ARTISTA ARGENTINO QUE SORPRENDE CON SU OBRA INSPIRADA POR EL JAZZ/SUS MUESTRAS EN EUROPA Y ESTADOS UNIDOS/”EL JAZZ PRODUCE ALGO MUY PODEROSO”/POR SANTIAGO ENEAS CASANELLO

MALEVA1

IGNACIO ALPERÍN BRUVERA: EL ARTISTA QUE LOGRÓ LLEVAR EL ESPÍRITU DEL JAZZ A LA PINTURA / POR SANTIAGO ENEAS CASANELLO. FOTOS: JACINTO FREIXAS.

Afuera, el ruido del tránsito y el estrés. Pero adentro, en su taller en un departamento de Retiro, Ignacio Alperín Bruvera puede pasarse tres días recostado en un sillón escuchando jazz. Miles Davis, John Coltrane, Bill Evans, entre muchos otros  músicos de ese género que tanto lo conmueve y que le genera “algo muy poderoso”. Desde que siendo adolescente vivía en Australia, y el padre de una de sus mejores amigas, jazzista, lo introdujo en el ambiente jazzero de Melbourne. “Pero no es que tengo la mejor vida del mundo y cuando estoy así escuchando música no hago nada”, le aclara a MALEVA: “yo en ese tiempo estoy trabajando, en esos días se me pueden ocurrir cinco obras”. Ignacio Alperín Bruvera es un artista de Buenos Aires, criado en Australia (“me queda el humor australiano”), que no pinta escenas de jazz, pero pinta casi siempre bajo la influencia del jazz. Su obra, en general abstracta y de una precisión técnica notable, sorprende y es un éxito en el mundo. Realizó muestras en el país, en Estados Unidos (New York, Miami, Fort Lauderdale), y en Europa (Berlín, Lisboa, Londres). Sus influencias: Kandinsky, Pollock, Picasso, pero sobre todo la melancolía de un saxo de Nueva Orleans o una improvisación hipnótica de la época de oro del jazz. Todo eso lo plasma en el lienzo. Jazz visual, así lo define. Él, sus pinceles, son la vía conductora. 

¿Qué tipo de jazz son tus cuadros?

Yo diría que el jazz es mi principal fuente de inspiración pero también hay música clásica y otros estilos que aparecen, pero el jazz a mí siempre me gustó mucho. En Australia, en donde viví 16 años, e hice toda la secundaria y la universidad, era amigo de una chica que era hija de un jazzista llamado Steve Gibbons, músico de jazz y el hacía música muy de New Orleans. Con ella yo aprendí a conocer el ambiente del jazz australiano. Yo pinto desde los 12 años y eso solidificó mi enamoramiento con el jazz. Desde que tengo 14 años que ponía la música a todo volumen en mi casa y me encerraba para pintar. Un médico me dijo que tengo sinestesia que es una condición neuronal benigna que se produce en el momento de gestación y que tiene el dos por ciento de la población de la tierra, aunque no sabe que la tiene. La sinestesia es una condición neuronal inusual que conecta sentidos. El jazz me toca algo interno muy poderoso. El que tenía sinestesia era Kandinski que también decía inspirarse por el jazz y la música, y da la casualidad que muchos años después encontré un video muy poco conocido de Kandinski dibujando y recuerdo haberlo visto y me fui a buscar entre las cosas  que yo dibujaba y veo que habíamos hecho un dibujo muy parecido. 

Es cierto que hay algo “kandiskeano” en tu obra.

Sí, me lo dice mucha gente, pero soy de ver pocos artistas para no influenciarme demasiado. Pero de golpe entendí que lo que tenemos en común tiene más que ver con la sinestesia que otra cosa.

MALEVA3

 

 “Yo pinto desde los 12 años y eso solidificó mi enamoramiento con el jazz. Desde que tengo 14 años que ponía la música a todo volumen en mi casa y me encerraba para pintar. Un médico me dijo que tengo sinestesia que es una condición neuronal benigna que conecta sentidos.”

¿Encontrás patrones cuando escuchas jazz y pintás?  ¿Por ejemplo que ciertos músicos te provoquen determinados colores?

Te diría que no. Pero Bill Evans ahora que lo pienso me tira a azules verdosos, pero porque su estilo no está basado en una demostración enorme de cualidades con los diez dedos sino en como manejaba los silencios dentro de su obra.

¿Cómo empieza el proceso creativo, vos decís voy a pintar o voy a escuchar música?

Si no pinto me estreso, para mí pintar es una necesidad. Tengo una enorme colección de música, y me puedo pasar tres días tirado en un sillón escuchando música pero no es que tengo una gran vida sino que estoy trabajando, en esos tres días tal vez me surgieron 5 obras. Por lo general no trabajo una obra por mes sino que voy comenzando obras y a medida que voy avanzando elijo el momento de hacia donde voy yendo con la obra. Obras grandes haré 15 al año.

¿Revelás que músico está detras de tus obras o es algo que queda en vos?

Le suelo dedicar el nombre de la obra al tema que más me impactó del disco.

MALEVA 4

“Miles Davis, Bill Evans, Thelonious Monk, John Coltrane, todos ellos me inspiran pero la lista es enorme…”

 

Mencioname cinco músicos que para vos hayan sido claves en la producción de tu obra.

Miles Davis, Bill Evans, Thelonious Monk, John Coltrane y después una lista enorme. ¿Qué te pasa con el silencio? ¿Podés pintar en silencio?El silencio me permite ordenar la obra.¿Pero te inspiraste alguna vez sin música?Sí. También tengo obras semi figurativas. Yo empecé con mi padre que es ingeniero en las mesas de dibujo, y me enseñaba la línea de horizonte, las perspectivas, trabajar con reglas, con los ángulos. Empecé con óleos, pasé a acrílicos y ahora es un mix. Mi obra hoy tiene de todo, tinta, spray, alambres, todo.

maleva 5

 

“También tengo obras semi figurativas. Yo empecé con mi padre que es ingeniero en las mesas de dibujo, y me enseñaba la línea de horizonte, las perspectivas, trabajar con reglas, con los ángulos. Empecé con óleos, pasé a acrílicos y ahora es un mix. Mi obra hoy tiene de todo, tinta, spray, alambres, todo.”

 

¿Y pretendes transmitir algún mensaje, alguna consigna con tu arte?

Lo cierto es que el artista a lo largo de la historia estaba adosado a la iglesia o a la monarquía, el artista que cuestiona es novedoso. Yo tengo mil cosas que cuestionar de la sociedad actual pero no lo plasmo en mi arte. Aunque sí hay una conexión con lo que entiendo que es la vida. Exploro desde la tragedia personal hasta los triunfos. Aparece la esperanza en un punto trágico y si estoy en un  momento fantástico exploro la idea de que todo puede cambiar. Eso en definitiva es la vida. 

¿Qué momento disfrutás más de la creación?

Lo que puedo decir que el comienzo de la obra para mí nunca es fácil, comienzo con una idea. Pero el inicio no es fácil. Al finalizar el primer día miro y casi siempre estoy muy disconforme con lo que he hecho. Soy muy crítico de mi propia obra. Una vez me apuraron para una muestra y largué una obra que todavía no estaba lista y la curadora se dio cuenta y la expuso separada. Y esa obra la tuve guardada por un año y pico.  La realidad es que el artista para adentro te va admitir sus errores, pero para afuera no podés. La obra es imperfecta y parte de lo lindo de la obra es que así lo sea.

 

Sos politólogo, trabajaste en empresas, sos docente de creatividad (en la Universidad Católica). ¿Cómo conjugás todos esos perfiles con tu faceta de artista?

 

Justamente, yo a mis alumnos les digo que ya pasó la época en la que la gente sentía que ser empleado de una empresa, trabajar 50 años e irte con un reloj de oro era una realización. Acercarse a la búsqueda de la felicidad tiene que ver con aprovechar todos los talentos que tenemos. 

 

“Si no pinto me estreso, para mí pintar es una necesidad. Tengo una enorme colección de música, y me puedo pasar tres días tirado en un sillón escuchando música pero no es que tengo una gran vida sino que estoy trabajando, en esos tres días tal vez me surgieron 5 obras.”

¿Tocás algún instrumento?

No, pero es algo que en algún momento aprenderé. Me gusta el saxo pero intuyo que me será más fácil aprender el piano.

¿Qué conexión encontrás entre el jazz y la creatividad, que es la disciplina que enseñás?

El jazz es música de burdel y pega un cambio a fines de los cuarenta cuando empiezan a aparecer todos estos tipos que venían de estudiar en academias de música y el jazz empieza a alejarse del jazz de las grandes orquestas de veinte tipos y mucho ritmo de Nueva Orleans y empieza a parecerse más al cuarteto de música clásica, y esa para mí es la etapa de oro, la que más me gusta. Del 40 al 65 para mí es una etapa de oro. Todos tipos que vienen a improvisar dentro de la complejidad de sus partituras. Son fantásticos ejemplos de creatividad e innovación grupal en la música y en todo.

¿A qué hora te gusta despertarte?

Yo a veces pinto a las cuatro de la mañana, por eso soy de despertarme tarde.

¿A qué le dirías basta?

Me sacan el egoísmo y el resentimiento. También la violencia. Pero el egoísmo, insisto, me parece un pecado capital.

¿Con quién te tomarías un whisky?

No con artistas porque pienso que sus obras hablan por ellos. 

¿Primer síntoma que tendrías si no pudieras ser más artista?

Se pueden hacer otras ochenta mil cosas creativas. Buscaría otras maneras de expresarme. Pero estaría muy frustrado. O canalizaría para que otra gente exprese lo que querría expresar yo.

Tomado de http://malevamag.com/ignacio-alperin-bruvera-entrevista-al-artista-argentino-que-llevo-el-jazz-a-la-pintura/

Copyright Maleva Mag

Categories
2015 art works 2015 Exhibitions Creativity / Creatividad Design EN ESPAÑOL Promoting your Art Visual Jazz What is Art

Creativos en la era de la Creatividad

Comparto con Uds. el prefacio de un trabajo de mi autoría que lleva como título “Creativos en la era de la Creatividad : Arte y Jazz – Algunos Conceptos y Propuestas (Tercera Revisión)”

Este trabajo, relacionado a mis clases como Profesor de Creatividad e Innovación en los MBAs de la Facultad de Economía de la Pontificia Universidad Católica Argentina (UCA), busca entrelazar conceptos relacionados a la actividad creativa en el Siglo XXI.

Espero que sea de interés.

PhotoFunia TV interference Regular 2014-08-03 02 35 54

Prefacio

Los estudios formales sobre creatividad comienzan sustancialmente hace casi un siglo. En el transcurso de estos casi 100 años mucho hemos aprendido sobre nuestra naturaleza, sobre nuestra manera de pensar y de imaginar las cosas, y sobre los métodos y herramientas que nos han hecho una civilización exitosa.

La búsqueda, como muchas de las búsquedas humanas, ha tenido el ojo puesto en encontrar la solución integral, el libro de oro, el santo grial de la creatividad que le dé respuesta a todo y resuelva todas nuestras necesidades creativas.

Sin embargo, y por suerte, no solo no lo hemos encontrado (más allá de convicciones temporarias), si no que exitosamente hemos ido comprendiendo que las respuestas no son siempre las mismas, que “leer el libro” no nos exime de pensar, que un sabio nos deje conceptos brillantes no nos exime de tomar decisiones, y que las respuestas en un mundo cambiante son también cambiantes y no necesariamente consecuentes con soluciones a problemas similares en otros momentos.

En otras palabras, hemos comprendido que el proceso creativo es creativo en sí mismo. Es cambiante, modificable, divertido y frustrante a la vez. Y hemos aprendido también que se trata de un proceso grupal y no individual.

La creatividad y la innovación, desde el punto de vista del desarrollo, es un proceso que nos involucra, nos obliga a abrirnos hacia los demás y hacia sus ideas y conceptos, nos hace reconocer la importancia del conjunto y no solo del individuo.

Se podría describir como un proceso casi comunitario. La solución, como en la vida en general, no proviene de una persona circunstancialmente iluminada, sino del correcto destilado de ideas, conceptos y sueños de un grupo de personalidades muchas veces complementarias y otras simplemente diferentes, trabajando parcialmente en conjunto y otras veces sin conocimiento el uno del otro, incorporando opiniones externas, y con el agregado de un porcentaje importante de hechos fortuitos pero que interpretados y utilizados correctamente, nos llevan a generar respuestas novedosas e innovadoras.

Hasta la visión de la persona que parece iluminada está conformada, por debajo de la superficie, por una enorme cantidad de conceptos, ideas, fracasos y aprendizajes de otras personas.

En definitiva, la creatividad vive y explota en cada momento de nuestras vidas y convive con nosotros. Y nuestro rol, diferente en cada ocasión y como parte de una foto más macro y compleja,  es el de colaborar a encauzarla temporariamente en pos de un resultado.

Como veremos, existen soluciones muy probadas que pueden ser más y menos estructuradas, y más o menos exitosas.

En términos corporativos, por ejemplo, las soluciones que emanan de una estructura o formato probado por otras empresas – sistemas o procesos basados en programas (software) y un paquete de experiencias, ejemplos y soluciones pre-digeridas por ejemplo – son normalmente las preferidas.

La razón es que un “paquete” que ya fuera adoptado por otros es más fácil de vender para el originador, y es más justificable internamente a la hora de ser adquirido. Pero inclusive sin cuestionar el éxito relativo de cada una de estas propuestas, en el mejor de los casos éstas tienden a ser una posible solución de relativamente alto costo, y es solo accesible para las grandes organizaciones.

Solo entre un 10 y un 20% de la población activa que trabaja en estos temas, en el mejor de los casos, tendrá acceso a estas soluciones de manera directa o indirecta solo por el simple hecho de tratarse de soluciones costosas.

El resto trabajará en una gran empresa para luego independizarse, otros serán profesionales independientes toda la vida, otros generarán sus propios emprendimientos en soledad o asociados a otras personas, y otros trabajarán en relación de dependencia en una o más industrias a lo largo de su existencia. Y en todos los casos, sus experiencias laborales, profesionales y empresariales serán variadas, tanto en lo que refiere a los resultados como a las industrias.

Para estas personas que deben enfrentar cada día un mundo cambiante es que están dirigidos estos conceptos. Una manera de graficar esta realidad es comprender que a lo largo de nuestras vidas tendremos en promedio entre 5 y 6 trabajos (nuestros hijos entre 6 y 9), y que pese a que hemos sido entrenados clásicamente, el ecosistema económico ha dejado de obedecer esas reglas tradicionales y nos enfrenta con la necesidad de, inclusive, adaptarnos a profesiones o tareas inexistentes cuando ingresamos inicialmente al mercado laboral.

Es un hecho que las escuelas secundarias en el primer mundo acomodan hoy sus programas de estudio para darles a los estudiantes las herramientas que le permitan lidiar con trabajos, profesiones y vocaciones que sus profesores hoy desconocen ya que no existen como tales.

Hace un tiempo un profesional de unos 50 años, muy ofuscado, me preguntó “por qué en la empresa me insisten en que debo cambiar y ser más creativo, cuando he llegado a donde he llegado gracias a que soy como soy”. Y la respuesta no es fácil de digerir.

Nosotros, que venimos armados con un bagaje educativo mucho más clásico que los chicos que están terminando sus estudios y a punto de ingresar al mercado laboral, ya estamos debiendo enfrentar estos excitantes pero difíciles retos que indican que es probable que para el año 2030 (perfectamente dentro de nuestra vida laboral), cerca del 50% de los trabajos y profesiones actuales ya no serán necesarios y serán calificados como “obsoletos”i .

Ser creativos, entonces, tiene que ver con reconocernos como tales, y ser flexibles y adaptables a las nuevas necesidades laborales y tecnológicas. En el fondo es ser, en términos individuales y de manera consciente, lo mismo que ya hemos sido como civilización de manera evolutiva e intuitiva. Y desde ya, abrazar estos conceptos pasa también por comprender que no está escrito que porque la suerte nos haya acompañado hasta ahora, esa va a seguir siendo necesariamente la regla en nuestra vida profesional hasta que digamos basta. Ni más ni menos.

Por eso es que la visión vanguardista de la creatividad es la de colaborar en la creación de sistemas configurables y dúctiles como la vida misma. Es dotar a cada uno de una caja de herramientas y mostrarle las maneras en las que esas herramientas pueden ser utilizadas. No podemos ya confiar que en un libro, que en una teoría, o que en un sistema está La respuesta definitiva.

Hay una valiosísima experiencia investigativa acumulada y es necesario que se conozca, se interprete, y se respete. Al mismo tiempo hay que acompañar en el proceso de discernimiento, particularmente en relación a toda la información que fluye en el mar de datos que nos rodea, entre lo que es realmente importante para nuestras necesidades, y lo que no lo es.

Promover la adquisición de competencias que permitan enhebrar y relacionar toda esta información de manera productiva, y colaborar a mejorar la satisfacción individual de cada persona dentro de este ámbito es, entonces, nuestro objetivo.

© 2013/2014/2015 Ignacio Alperín Bruvera

PhotoFunia The Eye Regular 2014-08-01 10 12 05_edited